Cómo diferenciar tu producto o servicio de la competencia

By Leave a comment

A la hora de vender no podemos preocuparnos solo por las ganancias y por las pérdidas, también debemos preocuparnos por la velocidad en la que nuestros productos salen de los almacenes.

Para esto debemos establecer estratégicas únicas que hagan que nuestro producto se haga más llamativo para las masas para que  de esta forma las ventas se eleven.

En ese sentido, no hace falta solo que el producto sea único sino que se pueda diferenciar notablemente de la competencia. En el siguiente post te diremos cómo diferenciar tu producto de la competencia.

Cómo diferenciar tu producto de la competencia

Crear un producto que sea diferente de la competencia es importante, pero para asegurarte de que tu producto se venda, necesitarás revisiones de los clientes.

A continuación te presentamos algunos tipos de diferenciación que puedes tomar en cuenta a la hora de vender tu producto para hacer que este se convierta en la diferencia en relación al resto. Pero antes, veamos porque la diferenciación del tu producto es importante.

Por qué diferenciar tu producto

La diferenciación del producto es de vital importancia. Aquí se  incluye diferencias físicas y reales percibidas, de los cuales este último puede ser adquirido a través de la publicidad.

La diferenciación del producto  puede tomar la forma de características, rendimiento, eficacia o la capacidad del producto para hacer lo que se supone que debe hacer, cumplir con las especificaciones u otros criterios. Esta es el área general en la que la mayoría de los comercializadores y probablemente también la mayoría de los consumidores, gastan la mayor parte de su tiempo y dinero.

El problema, sin embargo, es que la diferenciación del producto es de corta duración. Es muy fácil duplicar casi cualquier innovación de producto. Por supuesto, el mundo occidental tiene una ética sofisticada de derechos de propiedad intelectual y un sistema legal que brinda protección de derechos de autor y patentes. Desde un punto de vista práctico, sin embargo, estos no presentan desafíos.

De hecho, muchas empresas eligen estratégicamente no patentar, ya que les dicen a los competidores exactamente cómo duplicar la ventaja. En el mejor de los casos, una innovación de producto está protegida durante la vigencia de la patente.

En el peor de los casos, cuando no existe una patente, cualquier persona con suficiente capital para comprar una máquina puede ser un competidor en cuestión de días o semanas.

Tipos de Diferenciación

Ahora que sabemos en qué consistes la diferenciación de productos repasemos los elementos en los que puedes diferencias tu producto al de los demás.

Por tamaño

Este es un asunto interesante que puedes o no aplicar a tu producto. ¿Por qué tener un producto pequeño si la competencia lo tiene más grande? El tamaño en ocasiones sí importa y mucho.

Un ejemplo lo podemos ver en los teléfonos celulares. En el pasado la tendencia del mercado era crear teléfonos más pequeños y portátiles con lo que las personas estuvieran más cómodas. Pero con el paso de los años esto cambió muchísimo, ahora con la inclusión de los servicios multimedia en estos dispositivos tener una pantalla enorme resulta para muchos lo mejor.

Piensa en tu producto en base a su tamaño. Piensa de hecho cómo crees que la mayoría de las personas querrían que fuera, más grande o más pequeño. Para esto debes realizar una investigación de mercado que te permita conocer lo que tus clientes buscan y según tus resultados ofrece el más pequeño o el más grande pero que en definitiva se diferencie de la competencia.

Por imagen y marca

Algunas empresas se distinguen por su imagen, ya sea como parte de otra vía de diferenciación o como un camino estratégico separado. Normalmente, la imagen se crea mediante otras formas de diferenciación, como altos niveles de servicio, calidad superior del producto o rendimiento.

La imagen se controla y se administra mediante símbolos utilizados en comunicaciones, publicidad y todo tipo de medios: escritos, digitales y de audio, así como la atmósfera del lugar físico donde los clientes se encuentran con el negocio. Esto no se limita únicamente a las empresas minoristas.

Una imagen o reputación puede ser un obstáculo abrumador para los nuevos participantes potenciales. DuPont, por ejemplo, generalmente tiene una imagen sólida como una potencia técnica en casi todos los mercados en los que participan. La compañía emplea a un gran número de ingenieros, científicos y expertos en desarrollo de productos. Sus representantes de ventas a menudo tienen una sólida formación técnica o experiencia, y sus productos se posicionan como de vanguardia.

La marca no diferencia automáticamente una empresa de sus competidores. La marca debe representar algo, ser reconocida por el público objetivo y comunicar algo único y diferente de la competencia.

Por distribución

Los canales de distribución también pueden ser un medio eficaz de diferenciación. La distribución puede proporcionar cobertura o disponibilidad, acceso inmediato a la experiencia y una mayor facilidad de pedido, y niveles más altos de servicio al cliente o técnico. Para muchos clientes la manera en cómo se distribuye sus productos puede ser una forma crucial para elegirte a ti en lugar de la competencia.

Por las relaciones

Un medio de diferenciación que a menudo se pasa por alto es a través del personal de la empresa. Los empleados, asociados o miembros del equipo con interfaz de cliente pueden proporcionar y demostrar competencia, cortesía, credibilidad, confiabilidad y capacidad de respuesta.

Responsables de ejecutar la comunicación diaria con el cliente, son el vínculo entre el producto y el cliente. Si ese vínculo se rompe, el negocio se destruye. Muchas veces un producto resulta ser más convincente para comprar cuando el cliente recibe un mejor trato a través del vendedor correcto.

Por el precio

Competir con éxito en el precio requiere el reconocimiento de que cada cliente tiene un precio diferente que estaría dispuesto a pagar por tu producto. La segmentación y la diferenciación permiten que una empresa se acerque a maximizar los ingresos potenciales al ofrecer a cada segmento un producto diferenciado a un precio diferente.

La diferenciación o discriminación de los precios reconoce que el valor de los bienes es una realidad subjetiva, que varía según el cliente, la ocasión de uso y el entorno operativo. En el mundo B2B, la mayoría de los precios están sujetos a algún tipo de negociación, y algunos clientes están dispuestos a pagar más que el precio de mercado prevaleciente.

Agrega un plus

Si tu fuente de fabricación tiene la capacidad de personalizar tu producto, puedes diferenciarlo agregando una característica o ingrediente simple.

No necesariamente tiene que ser un cambio importante, pero un solo cambio en el diseño podría ser un gran contraste con otras marcas.

Expón las debilidades de los demás

Muchos considerarán esto como una jugada sucia sin embargo es legal, si conoces las debilidades de la competencia no te las guardes.

Sácalas a la luz para que todo las vean y así puedan elegir tu producto que asumimos que es carece de estas debilidades. Solo recuerda que esta estrategia también te puede jugar en contra si la competencia conoce tus debilidades.

Tagged under:

Leave a Reply

Your email address will not be published.